02 diciembre 2014

Cementerio de camiones de bomberos


En una de las diversas escapadas exploratorias nos decidimos a visitar este antiguo cementerio que aguardaba varias joyas escondidas tras los frondosos arboles del bosque. Caminando a través de los arboles al final de un camino aparece una especie de garage en abierto con todo esto en su interior. Estamos hablando de antiguas joyas automovilísticas utilizadas por el cuerpo de bomberos para la extinción de incendios y que a lo largo del reportaje trataré de descubrir los modelos que son en base a mis indagaciones. Se acepta cualquier comentario al respecto con el fin de esclarecer un poco más los modelos de los vehículos.

En otras ocasiones hemos podido ver en la web reportajes basados en cementerios automovilísticos como el de los "Mastodontes sobre ruedas", camiones dedicados también a la extinción de incendios, aunque en este caso suelen utilizarse en dependencias aeroportuarias.

También hemos podido visitar lugares con joyas escondidas y mucha historia automovilística española como el "Cementerio de coches clásicos", además de otros lugares mas dispares como un "Cementerio de coches de policía", o un "Cementerio de cabinas de grúa".


REPORTAJE FOTOGRÁFICO


El día amanecia lluvioso pero eso no fue impedimento para poder visitar este lugar, menos aún siendo en un viaje y disponiendo del tiempo justo para los lugares. Tras visualizar el entorno, accedemos al recinto a través del frondoso bosque para toparnos con estas maravillas.

Entre los vehículos que nos encontramos podemos diferenciar desde Pegasos, que serían los mas modernos que habían allí, hasta Magirus Deutz, compañía alemana que comenzó a facturar camiones anti-incendios en 1864 caracterizados por poseer una gran reputación en los estándares de ingeniería, capaces de operar bajo las condiciones más duras.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Magirus Deutz se vio involucrada en la producción de furgonetas de gas, un método de exterminación desarrollado por los Nazis alemanes para matar a las víctimas del régimen. Las furgonetas de gas fueron usadas, especialmente en el campo de exterminio de Chełmno, hasta que las cámaras de gas fueron desarrolladas como método más eficiente para matar a un mayor número de personas. El número total de furgonetas de gas usadas es desconocido. Un documento alemán datado el 5 de junio de 1942 en la ciudad ocupada de Minsk indicaba que desde diciembre de a junio de 1942 tres furgonetas de gas fueron utilizadas para matar al 97.000 civiles.

Esta es una de las fotografías salvadas acerca de las furgonetas de gas empleadas en el campo de exterminio. Los nazis introducían en su compartimento trasero totalmente sellado a las víctimas y desviando los gases del escape procedían a la asfixia de estas victimas.


La compañía matriz fue Klöckner Humbolt Deutz AG, constructora de los conocidos motores Deutz, por lo que la marca fue a menudo referenciada como Magirus Deutz, y durante un breve periodo de tiempo como Klöckner. El logo de Magirus Deutz fue una M estilizada con un gran punto central brillante para representar la torre de la Catedral de Ulm.

En 1975, Magirus fue adquirida por Iveco quien continuó produciendo camiones Magirus durante un breve periodo de tiempo bajo el nombre "Iveco Magirus" antes de su abandono completo en la mayoría de países. Sin embargo, los camiones Iveco comenzaron a ser vendidos bajo la marca Magirus en Alemania y otros mercados europeos y de Oriente Medio hasta finales de los 1980s. A día de hoy la marca Magirus es solamente utilizada por la sección del equipamiento contra incendios de la compañía, pero no para todos los camiones manufacturados.

Iveco Magirus es uno de los fabricantes líderes en el suministro de equipamiento contra incendios.

Comenzamos el recorrido fotografiando uno de los diversos Pegasos y esta furgoneta que según mis indagaciones puede ser una Magirus Deutz pero no lo tengo claro. Se parece bastante a las empleadas en 1975 y 1976 por el servicio de emergencias del circuito de Montjuic durante las pruebas de motociclismo de velocidad y resistencia. Si pincháis aquí podéis ver algo similar. Por otro lado también podría ser una Avia. Si alguien conociera el modelo exacto se agradecería la aportación a fin de completar dicha información.
















Anexo a ambos nos encontramos con este otro modelo de Magirus Deutz que bien podría ser un antiguo Mercur 125 que suelen datar del primer lustro de la década de los 60.

video


video












Si estoy sobre lo cierto este siguiente modelo se trataría de un Magirus Deutz Mercur también, pero el modelo 150 datado aproximadamente en el año 1963. En el siguiente vídeo se puede observar circulando por una ciudad, como vereis el parecido exterior e interior es muy similar.

video






















Por último y en un lateral del recinto nos encontramos con estos tres ejemplares de extinción de incendios ya mucho mas modernos. Los 3 son Pegasos, pero el de en medio es un Comet, el todoterreno español.









Próximo reportaje ya en 2015, felices fiestas y feliz año.



11 octubre 2014

La Gran Fábrica Textil



La historia de este lugar se remonta a finales de la última década del año 1700, cuando se construye la mayoría de estos edificios empleándose para la fabricación de útiles agrícolas.

De 1830 y en adelante, durante 20 años, el complejo dejó de tener utilidad al encontrarse inmerso en grandes deudas por parte de los antiguos propietarios quedando totalmente olvidado, hasta que a mediados del siglo XIX, se reconvierte totalmente instalándose en sus edificios esta gran industria textil, cuya importancia para el sector sería muy elevada durante su época de vida útil.

En la segunda mitad del siglo XIX, se produce la expansión de este sector en el lugar coincidiendo con la crisis en la agricultura, la caída de los precios del cereal y la quiebra de la exportación ganadera. Entonces es cuando este tipo de industria entra con fuerza en distintas áreas deslocalizadas para abastecer de seda o lino el sector del lujo y semi lujo o de lino al sector de las viviendas agrícolas para uso doméstico.

Gran parte de la producción era destinada a la exportación hacia las antiguas colonias en Latino América, por lo que en dicha área se podían encontrar en funcionamiento a la vez la totalidad de 54 fabricas con la totalidad de practicamente 4000 trabajadores que vivían de ello.

Pero su verdadero auge se produce ya en el siglo XX a finales de la década de los 30 existiendo una totalidad de hasta 5900 telares en funcionamiento y llegando hasta los 8600 asalariados, convirtiéndose en practicamente el principal sustento industrial de la zona.

En la actualidad cuando realicé las visitas a mediados del año 2012 y comienzos de 2013 se encontraba totalmente abandonada pero recientemente adquirió un nuevo propietario que reside en una población cercana y se cerró a cal y canto, además de que se ha realizado labores de desbrozado en su interior y cerrado los accesos.



REPORTAJE FOTOGRÁFICO



Nos adentramos en el interior del recinto comenzando por esta zona en el cual se encontraban almacenados todos los ovillos. El estado del lugar unido a la humedad del recinto generaba unos colores, texturas y una decadencia que en pocos otros lugares he podido encontrar conservando su material original todavía allí anclado en el tiempo.

Al acceder nos encontramos primero con esta especie de percha para los ovillos que entonces sustentaba dos sudaderas supuestamente de antiguos trabajadores.



En la sala anexa todo el tejado se había venido abajo y el acceso era mas que peligroso ya que estábamos sobre un piso superior y en cualquier momento podía caer abajo sabiendo que existen varios pisos mas de altura.


Lo impresionante de este área es que todavía se podía encontrar totalmente colocado sobre las estanterías todos los ovillos que posteriormente se utilizarían para la realización de tejidos. Quedé totalmente enamorado de esta sala, se podían encontrar detalles se mirase donde se mirase. Un espacio totalmente anclado en el tiempo.










En otra parte de la sala la caída del tejado había producido que se viniera abajo también el suelo cercano adonde pisábamos. La decadencia era absoluta en este espacio, la lluvia y la humedad iba haciendo el resto.






Dejamos esta parte del complejo y pasamos a otro edificio anexo, este ya en mejores condiciones y más moderno. Al pasar de un área a otra nos encontramos con este sala donde se encontraba las escaleras que accedían a los pisos superiores e inferiores así como un gran ascensor montacargas.



En la sala anexa nos encontramos con una especie de almacén con una amplia cantidad de cilindros en los cuales se almacenaba el tejido.









Salimos de este edificio al exterior y nos encontramos con esta joya, la naturaleza vuelve a crecer allí donde un día le robaron su espacio.

Las raíces de este impresionante árbol que crecía en la ladera de la montaña se volvían a abrir paso entre un edificio llegando a introducirse su tronco en el otro creando una especie de puente natural. Esto fue otra de las cosas que más consiguió impresionarme del lugar recordándome al efecto que puede crear la naturaleza en lugares como por ejemplo el templo de "Ta Prohm en Camboya" o en el "Cementerio de Highgate en Londres", reportaje publicado anteriormente aquí en la web.


Llegamos a otro edificio cercano que fue utilizado como taller. Nada mas acceder nos encontramos con estas escaleras de madera que sin dudarlo ascendemos hasta la parte superior. Desde allí decido tomar estas 2 fotografías, una a través de la ventana y la otra de la sala en general.




En el piso inferior nos encontramos con todo tipo de objetos perfectamente colocados, bien por algún visitante anterior o que estaban así de entonces.



Lo curioso de esta sala era que toda esa zona superior a la cual se accedía por las escaleras en su parte final debido al paso del tiempo y al peso en su parte superior se había vencido hacia abajo y estaba aguantado tan solo por una tabla de madera que alguien colocaría allí.



A su lado, y totalmente comidas por el musgo y la humedad nos encontramos con unas antiguas y enormes chimeneas industriales. Esta zona era también totalmente espectacular.



Dejamos de lado este edificio y pasamos a otro del complejo en el que nos encontramos con los depósitos y la maquinaria con la que se prensaba el material además de donde se encontraba el tinte.




Justamente al lado nada mas abrir una puerta me encuentro con esta maravilla. Era el antiguo laboratorio de la fábrica, donde todavía se conservaba en su totalidad una amplia cantidad de polvos de colores que son los que daban el tinte a las fibras que allí se fabricaban. Esta pequeña sala consiguió dejarme alucinado y si uno se paraba a fotografiar detalles se podría tirar allí un largo y tendido rato.




Finalmente decidimos poner rumbo a otro lugar y así finalizar esta visita.