22 diciembre 2010

Holyrood Abbey


El año 2010 va llegando a su fin, y para concluir este abandonado año, nos volvemos a desplazar hacia unas tierras cargadas de mitos y leyendas, tierras místicas y completamente plenas de auténticas maravillas en forma de ruinas que esconden grandes historias bajo sus muros.

Volvemos de nuevo, tras recorrer anteriormente "Greyfriar´s Kirkyard" y "Old Calton Cemetery" a la ciudad escocesa de Edimburgo, para recorrer el interior del palacio real de Holyrood (Actualmente la casa real de la corona británica en la ciudad). Pero pensarán, ¿Y qué pinta un reportaje de un palacio real en esta página?.

Pues verán... Antes que nada han de conocer que anteriormente a la construcción en 1529 del palacio de Holyrood, el rey David I de Escocia mandó contruir allí una Abadía que hoy se encuentra plenamente en ruinas. Pero este lugar, como muchos otros, lleva detrás una curiosa historia...


...Cuenta la leyenda...
que el rey David I de Escocia, un domingo soleado ordenó en el Castillo de Edimburgo que le preparan su caballo y sus armas porque se iba a cazar.
Sus consejeros le recriminaron esta acción ya que era domingo y debía de ir a misa, pero el rey, viendo que se acercaba el invierno y que entonces no podría salir, se montó al lomo del caballo y salió directo hacia el bosque.

Al llegar a la zona norte de Edimburgo (donde actualmente se encuentra el Palacio Real de Holyrood), se encontró de cara a un venado que fue contra el, le arremetió y lo tiró del caballo.

Estando en el suelo, y dando su vida por perdida, el monarca se enfrentó al animal agarrandolo por la cornamenta. Mientras lo hacía, un crucifijo apareció entre las astas y David I se agarró a el fuertemente. El animal huyó causandole tan solo unos pequeños rasguños y el rey salvó su vida.

Al llegar al castillo, habló diciendo que unos angeles habian bajado del cielo para entregarle dicho crucifijo y de esta forma salvarlo. Pero en otra versión de la leyenda, se habla de que estos angeles no fueron más que unos jovenes de la zona que ahuyentaron al venado y que posteriormente nombraría caballeros.

David I, interpretó esta señal como un aviso de dios recriminandole que se había perdido la eucaristía por irse de caza. .

Tras todo esto y en honor al milagro de su salvación, en 1128 decide mandar construir la abadía de "Holyrood".

"Rood" significa "cruz" (cross), y usualmente hace mención a la cruz de la crucifixión de Jesucristo; por lo que, el nombre es equivalente al de la "Santa Cruz" (Holy Cross), también en homenaje a la leyenda sobre el milagro de su salvación.


HISTORIA


Desde el siglo XV, la abadía de Holyrood ha sido el lugar de muchas coronaciones reales y ceremonias matrimoniales; pero también sufrió numerosos ataques.

Durante la guerra anglo-escocesa por Enrique VIII de Inglaterra,en 1544, Edward Seymour y Earl de Hertford saquearon la abadía y posteriormente se realizó un asalto causando gran daño a la estructura de los edificios.

El rey Jacobo II de Inglaterra estableció un Colegio de jesuitas en Holyrood y, en mayo de 1688, hizo convertir la abadía en una capilla católica romana para la orden del Cardo, traslandando así a la congregación protestante.

En noviembre de 1688, cuando Guillermo III de Inglaterra llevó a cabo la "Revolución Gloriosa", el pueblo de Edimburgo ingresó a saquear la iglesia y la cripta real.

En 1758, se procede a reconstruir el techo de la abadía pero, diez años después, se derrumbó completamente debido a un huracán que arrasó todo aquello por donde pasó, quedando hasta el día de hoy como lo observarán a continuación, en un auténtica pero a su vez, maravillosa ruina.


REPORTAJE FOTOGRÁFICO

Comenzamos con la fachada exterior del actual palacio de Holyrood, residencia de verano de la actual familia real británica. Las fotos en en interior y en sus salones están totalmente prohibidas.


Esta fuente preside el centro del jardín de acceso a palacio.


Claustro del palacio.


Y ahora ya, tras recorrerlo entero por dentro visitando la totalidad de sus salones y salas visitables, accedemos a la parte trasera del edificio para toparnos con la antigua abadía.

En los siguientes documentos fotográficos se puede observar el boceto de su interior cuando se encontraba en pleno funcionamiento.



Comenzamos la visita. Salimos por una parte lateral del palacio y accedemos directamente al interior de lo que fue en su dia la abadía.











10 diciembre 2010

Sanitarium

Hoy nos adentramos en las entrañas de este antiguo centro hospitalario, cuyas señas nos remiten claramente a un pasado más propio de los años 60 que de la actualidad. Este lugar ya estuvo hasta hace un tiempo colgado en la página pero, tras revisitarlo dos veces más desde aquella primera vez casi cuando me inicié en el mundillo web, he decidido renovarlo y hoy selecciono mis mejores imagenes del lugar para mostrarlas aquí. Sin más os dejo con ellas. 

SANITARIUM - El Hospital del Olvido

VIDEOREPORTAJE




FOTOGRAFÍAS
























Estado Antiguo



Estado Actual


01 diciembre 2010

El Teatro del Titiritero


Hace ya unos cuantos años, en un lugar de... no me acuerdo donde ni creo que lo vaya a recordar en este reportaje, existió un edificio diferente al resto, un edificio peculiar.

Este, era un lugar al que acudían los espectadores para disfrutar de una larga serie de representaciones teatrales, tanto comedias, como tragedias o, sobretodo, representaciones de títeres y marionetas.

Pero algo tenia ese lugar, algo lo hacia especial, peculiar y diferente al resto. Algo tan sencillo y cada vez menos común como es el ayudar a la sociedad, una sociedad desfavorecida. La verdadera finalidad de este edificio era la de ayudar a que la vida de ciertas personas fuera muchísimo más agradable y sobretodo llevadera.

De este lugar, hoy tan solo nos quedan los restos de su fachada y su increible letrero en azulejería, pero en nuestra memoria o mejor dicho, en nuestra imaginación, quedan todas aquellas historias allí vividas y el cómo se harían las representaciones en ese lugar o las proyecciones (Puesto que también se proyectaron películas).

Sin más, y sin nada mejor para ilustrar esta entrada que las fotografías, allá van unas cuantas.

Último acto de la función del olvido.

Bienvenidos a...

El Teatro del Titiritero.